Serge Latouche desanimó al público

Este lunes la Universitat de València organizó  una conferencia al economista promotor del decrecimiento Serge Latouche. Hubo una cola larguísima para entrar. De hecho en el Aula Magna ya no cabían más personas y tuvieron que habilitar una sala contigua donde pusieron un televisor con traducción en el audio de la sala; creo que los organizadores no se esperaban tanto público.

Cuando estaba haciendo cola para entrar, me encontré con un conocido y me preguntó si todavía me dedicaba profesionalmente a la PNL y el DBM. A lo que le respondí que sí y que lo estaba aplicando al área política, que trabajaba con personas/grupos de Compromís y de Equo aplicando estas cuestiones y haciendo notar lo importante que es el lenguaje. En el caso que nos ocupaba no me parecía “decrecimiento” una buena expresión para las personas que se acercan por primer vez, ya que lo suelen asociar con “misera”; normalmente lo que va a menos es malo, lo que va a más es bueno. Aunque desde luego creo que Serge Latouche no quiere decir que decrecimiento es miseria, sino una vida digna.  Había una exposición de sus libros y entre ellos había uno titulado “La sociedad de la abundancia frugal”. Esa expresión abundancia frugal” me parece más oportuna para difundir el decrecimiento, aunque no me convence del todo, es mejor que decrecimiento.

Serge Latouche empezó su ponencia detallando la situación económica de la actualidad y por que hemos llegado aquí, algo que la mayoría de los presentes, creo, ya sabíamos. Además de algunas cosas que, leyéndose un articulo sobre el decrecimiento y sobre sostenibilidad se sabe. La cuestión es que 40 minutos después me fui y, por lo que me dijeron otros asistentes al día siguiente, media hora más tarde que yo me fuese, llegó a irse la mitad del público.

¿Por qué? Mi hipótesis es que aburría, ya que la gente fue a conocer alternativas al modelo económico actual y se encontró que había muy poco de ello.  Me parece un desastre en términos de comunicación. En estos momentos muchas personas queremos saber que existen otras formas equitativas y sostenibles de organizar la sociedad. En tiempos de zozobra, en tiempos de incertidumbre, las personas queremos, necesitamos  saber que hay otras maneras de avanzar socialmente. Su discurso tuvo un efecto nocivo; la gente salió desanimada.

Este artículo no es  juicio sobre la obra de Serge Latouche, que no la conozco, pero que la valoro positivamente por lo que he leído en artículos. Es -concretamente- sobre la actuación que tuvo en València.

Cuando hacemos discursos, es importante considerar cuál es el efecto que queremos obtener. No solo se trata de “informar”. ¿Ayudamos a empoderar al público? ¿O lo contrario? ¿Asumen la tareas que proponemos? Y esto no tiene que ver con la situación dificultosa que vivimos. Me acuerdo que estuve en un congreso sobre bosques y estuvo Vandana Shiva como ponente. Se dedicó a explicar cosas horribles que ocurrían en la India, historias terribles sobre Montsanto, pero lo explicaba con un tono que llamaba a la acción; el público reaccionaba muy positivamente.

O por ejemplo, recientemente Mònica Oltra de Compromís en su discurso en Les Corts Valencianes, [https://www.youtube.com/watch?v=E9csA9Y7UhM con subtítulos en castellano], hablaba de cosas terribles pero que, por su forma de expresarlos, planteaba que las cosas se podían hacer de otras maneras, que ya estaba harta de las maneras devastadoras; ha llegado ha 300.000 visualizaciones en YouTube a día de hoy (El número por si mismo no es indicador de motivación).

Creo que deberíamos plantearnos cuando hablamos para las personas qué efecto tiene.  La tarea no es fácil, pero si queremos construir un movimiento político sólido es básico tenerlo en mente y aprender a hacerlo.

Con demasiada frecuencia oigo compañeras que dicen que no avanzamos por que los medios de comunicación no difunden nuestros mensajes.  Mi hipótesis es que si los medios de comunicación nos “sacasen” frecuentemente no avanzaríamos mucho, tal como nos expresamos actualmente.  Si una de las cadenas “grandes” hubiese televisado la conferencia de Serge Latouche, hubiese sido una ruina de audiencia.  Vamos, que no hubiese servido para que la audiencia se hubiese hecho consciente de que hay otras alternativas. Por eso, más que dedicarnos a identificar lo que funciona mal fuera de nosotras (los medios de comunicación no difunden nuestros mensajes, por ejemplo), apuesto por la utilidad de identificar lo que podemos mejorar en nuestra propia organización. Ello nos llevaría mucho más lejos. También seria útil apreciar aquellas cosas que ya hacemos bien. Además un equilibrio entre lo que podemos mejorar y mejoramos y lo que ya hacemos bien sería muy beneficioso para Equo.

Por Carles Porcel.

Fuente: http://www.verdescrecientes.org

Anuncios
Esta entrada fue publicada en articles d'opinió y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s